diumenge, 14 d’octubre de 2018

NOUS CONTES


LA TARDOR ARRIBA AMB CANVIS

Les primeres fulles començaven a tenyir de marró els carrers del poblet on vivia en Jan. Era un nen molt espavilat que estimava la natura i que esperava com cada any que la seva amiga tardor arribés. Feia molt que no es veien i en tenia moltes ganes.
Impacient, mirava per la finestra. Però aquest any venia més tard que els altres.
“Què li deu haver passat?” pensava, “Perquè no ha vingut encara?”.
Tot fent-se aquestes preguntes va entreveure com un remolí de vent feia ballar les fulles pels carrers .
Pensant que podia ser ella va sortir ràpidament.
-Tardor, ets tu? – va cridar el noiet.
-Jan, que bé que et trobo! Vine amb mi!- contestà la tardor.
Agafats de la mà van córrer cap al bosc.
-Vens tard aquest any...-
-Si però estic molt contenta perquè porto un color nou. Portes els pinzells?-
-Si i tant! –Contestà orgullós el nen. –I quin és aquest color?-
-Porto els de sempre però he afegit el morat, comencem?-
Fulla a fulla, van començar a tenyir els arbres del bosc que encara verdejava. En Jan l’ajudava content, però per cada fulla que ell pintava de marró, passava la tardor i la tenyia de morat deixant al seu pas un paisatge ben diferent als dels últims anys.
Quan van acabar van pujar dalt del turó més alt per observar el paisatge satisfets de la feina feta.
-Què et sembla?- preguntar la tardor.
-Vols que et digui la veritat? Penso que abans era més bonic...-
-Abans?- Digué sorpresa la tardor. –Però si el color marró no li agrada a ningú...-
-A mi m’agrada, i em pensava que a tu també...-
Després d’uns minuts de silenci, la tardor es va aixecar i va sortir d’una revolada. Al cap d’unes hores el bosc lluïa amb els seus bonics tons de marró i ocre de cada any borrant del tot el color morat que havia portat de nou aquell any.
En Jan va anar a trobar-la de seguida.
-Com és que has canviat d’opinió?-
-M’has fet veure que canviant el que ens envolta no fa que ens sentim millor. Estava equivocada pensant que si canviava el color de la tardor seria més feliç. Em fa feliç venir cada any i veure com et diverteixes mentre pintem les fulles. Veure’t trist no m’agrada, vinc aquí per gaudir de la teva amistat i compartit la felicitat,  tingui el color que tingui.



EL OTOÑO LLEGA CON CAMBIOS

Las primeras hojas empezaban a teñir de marrón las calles del pueblo donde vivía Jan. Era un niño muy listo que amaba la naturaleza y que esperaba como cada año que su amigo otoño llegara. Hacía mucho que no se veían y tenía muchas ganas.
Impaciente, miraba por la ventana. Pero este año venía más tarde que los demás.
 "¿Qué le habrá pasado?" Pensaba, "¿Por qué no ha venido todavía?".
Haciéndose estas preguntas vislumbró como un torbellino de viento hacía bailar las hojas por las calles.
Pensando que podía ser él salió rápidamente.
-¿Otoño, eres tú? - gritó el muchacho.
-¡Jan, que bien que te encuentro! ¡Ven conmigo! - contestó el otoño.
Cogidos de la mano corrieron hacia el bosque.
-Vienes tarde este año ...-
-Si pero estoy muy contento porque traigo un color nuevo. ¿Traes los pinceles? -
-¡Claro que si! -contestó orgulloso el niño. -¿Y cuál es este color? -
-Traigo los de siempre pero he añadido el morado, ¿empezamos? -
Hoja a hoja, comenzaron a teñir los árboles del bosque que aún verdecía. Jan le ayudaba contento, pero por cada hoja que él pintaba de marrón, pasaba el otoño y la teñía de morado dejando a su paso un paisaje muy diferente a los de los últimos años.
Cuando acabaron subieron arriba de la colina más alto para observar el paisaje satisfechos del trabajo realizado.
-¿Qué te parece? - preguntó el otoño.
-¿Quieres que te diga la verdad? Pienso que antes era más bonito ...-
-¿Antes? - Dijo sorprendido el otoño. -Pero si el color marrón no le gusta a nadie ...-
-A mí me gusta, y pensaba que a ti también ...-
Después de unos minutos de silencio, el otoño se levantó y salió de un salto. Al cabo de unas horas el bosque lucía con sus bonitos tonos de marrón y ocre de cada año borrando del todo el color morado que había traído nuevo aquel año.
Jan fue a encontrarlo enseguida.
-¿Cómo es que has cambiado de opinión? -
-Me has hecho ver que cambiando lo que nos rodea no hace que nos sintamos mejor. Estaba equivocado pensando que si cambiaba el color del otoño sería más feliz. Me hace feliz venir cada año y ver cómo te diviertes mientras pintamos las hojas. Verte triste no me gusta. Vengo aquí para disfrutar de tu amistad y compartir la felicidad, tenga el color que tenga.











divendres, 18 de març de 2016

Un pingüí a la platja/ Un pingüino en la playa

Un pingüí a la platja
En Nil era una gavina que sobrevolava la platja buscant alguna deixalla per menjar quan va veure en Pini, un pingüí molt jovenet que acabava d’arribar a aquell indret poques hores abans. Portava un barret de palla i unes ulleres de sol fosques i estava tombat en una hamaca prenent el sol.
-Què hi fa un pingüí per aquí?-
-He vingut buscant la bona temperatura que hi ha en aquest paratge tant bonic.- digué.
-Però aquest no és lloc per un pingüí!- exclamà en Nil.
-Per què?-
-Els pingüins viuen a l’Antàrtida i els agrada el fred, la neu i el gel.-
-Doncs a mi no m’agrada el fred s’està molt millor aquí!- digué en Pini una mica molest.
-Doncs si et quedes gaire temps per aquí se’t posarà el bec vermell i se’t cauran aquests pèls tan estranys que tens!-
-No són pèls estranys, són plomes!- Replicà enfadat en Nil.
Mentre parlaven va aparèixer la Zaida, una gavina amiga d’en Nil que, sense preguntar, es va afegir a la conversa.
-Oi tant que és estrany aquest pèl! I que estiguis aquí prenent el sol encara ho és més!-
Mica en mica s’anaven afegint més gavines a la conversa que feien dubtar cada cop més al pobre Pini amb més comentaris. Totes hi deien la seva: “un pingüí no pot anar a la platja perquè no sap caminar per la sorra”, “un pingüí no pot tombar-se en una hamaca perquè no es podrà aixecar”, etc.
El pingüí es va aixecar de l’hamaca com va poder, va recollir les seves coses i  va sortir d’entremig de les gavines marxant capcot d’aquella platja tan agradable.
-Això mateix! Ves-te’n ocell estrany!- Cridà la Zaida.
-Si ni tan sols sap volar!- Deia rient en Nil.
En Pini es resistia a marxar d’aquell lloc paradisíac i abans d’anar-se’n es va asseure en un banc a observar per últim cop aquella platja i aquell mar tant blau. Al costat, i quasi bé sense adonar-se’n, i havia un Ós Polar que tot mirant-lo li digué amb to imperatiu:
-Agafa les teves coses i vine amb mi a prendre el sol a la platja!-
-Com dius?- preguntà en Pini sorprès.
-Aquestes gavines sempre fan el mateix. No volen estranys a les seva platja, però no és seva i jo ja fa temps que els hi vaig deixar clar. Ara els hi demostrarem que un Ós Polar i un pingüí poden viure on es proposin viure i que no els importa gens el que diguin els demés.-
En Pini va dubtar per uns moments. Aquelles gavines li havien fet creure el que elles havien volgut, però ell sabia dins seu que el que deien no era veritat i que el que veritablement importava era el que creia ell. Així doncs, va fer cas al seu nou amic l’Ós Polar i va tornar a aquella platja.
Les gavines en veure’ls els van sobrevolar durant una estona però en veure que no marxaven van anar desapareixent deixant-los tranquils i feliços prenent el sol en aquell paradís.


Un pingüino en la playa

Nil era una gaviota que sobrevolaba la playa buscando algún desecho para comer cuando vio a Pini, un pingüino muy joven que acababa de llegar a ese lugar pocas horas antes. Llevaba un sombrero de paja y unas gafas de sol oscuras y estaba tumbado en una hamaca tomando el sol.
-¿Qué hace un pingüino por aquí? -
-He venido buscando la buena temperatura que hay en este paraje tanto bonito.- dijo.
-¡Pero este no es lugar para un pingüino! - Exclamó Nil.
-¿Por qué? -
-Los pingüinos viven en la Antártida y les gusta el frío, la nieve y el hielo.-
-¡Pues a mí no me gusta el frío se está mucho mejor aquí! - Dijo Pini un poco molesto.
-¡Pues si te quedas mucho tiempo por aquí se te pondrá el pico rojo y se te caerán estos pelos tan extraños que tienes! -
-¡No son pelos extraños, son plumas! - Replicó enfadado Nil.
Mientras hablaban apareció Zaida, una gaviota amiga de Nil que, sin preguntar, se añadió a la conversación.
-¡Es verdad es muy extraño este pelo! ¡Y que estés aquí tomando el sol aún lo es más! -
Poco a poco se iban añadiendo más gaviotas a la conversación que hacían dudar cada vez más al pobre Pini con más comentarios. Todas decían el suyo: "un pingüino no puede ir a la playa porque no sabe andar por la arena", "un pingüino no puede tumbarse en una hamaca porque no se podrá levantar", etc.
El pingüino se levantó de la hamaca como pudo, recogió sus cosas y salió de en medio de las gaviotas yéndose cabizbajo de aquella playa tan agradable.
-¡Eso! ¡Vete pájaro extraño! - Gritó Zaida.
-¡Si ni siquiera sabe volar! - Decía riendo Nil.
Pini se resistía a irse de aquel lugar paradisíaco pero antes se sentó en un banco a observar por última vez aquella playa y aquel mar tan azul. Al lado, y casi sin darse cuenta había un Oso Polar que mirándolo le dijo con tono imperativo:
-¡Coge tus cosas y ven conmigo a tomar el sol a la playa! -
-¿Como Dices? - Preguntó Pini sorprendido.
-Estas Gaviotas siempre hacen lo mismo. No quieren extraños en su playa, pero no es suya y yo ya hace tiempo que se lo dejé claro. Ahora les demostraremos que un Oso Polar y un pingüino pueden vivir donde se propongan vivir y que no les importa nada lo que digan los demás.-
Pini dudó por unos momentos. Aquellas gaviotas le habían hecho creer lo que ellas habían querido, pero él sabía en su interior que lo que decían no era verdad y que lo que verdaderamente importaba era lo que creía él. Así pues, hizo caso a su nuevo amigo el Oso Polar y volvió a aquella playa.
Las gaviotas al verlos los sobrevolaron durante un rato pero al ver que no se iban fueron desapareciendo dejándolos tranquilos y felices tomando el sol en ese paraíso.



dimarts, 7 de juliol de 2015

L'aventura de la Kidi i la Kira a l'estiu/ La aventura de Kidi y Kira en verano

LA SIRENA QUE NO VOLIA VEURE LA REALITAT
Sobrevolàvem el mar blau quan ens va cridar l’atenció una cosa molt curiosa: una preciosa sirena mirant una roca punxeguda que sobresortia entre les ones.
Vam fer baixar el globus i ens hi vam acostar.
-Hola sirena bonica, sóc la Kira i aquesta és la meva amiga Kidi. –
-Hola.- contestà sense girar-se,- jo sóc la sirena Estel Daurat.-
-Què hi fas mirant aquesta roca?- preguntà la Kira.
-Roca? Quina Roca?-
-Aquesta que estàs mirant...-vaig dir.
-Jo no estic mirant cap roca, estic conversant amb el meu promès...-
-Perdona que insistim,- vam dir- però estàs parlant amb una roca.-
La sirena es va quedar un moment en silenci, com si estigués pensant i digué.
-Això explicaria el perquè fa estona que li parlo i no diu ni una paraula... Però com em puc fiar de dos pilotes que parlen, eh?-
-Dos pilotes dius? Però tu ens has mirat bé? Som dos gats que viatgem per aprendre jocs nous i històries per escriure un conte.-
L’Estel es va tornar a quedar pensativa fins que al cap d’un instant ens va confessar què li passava.
-Ho sento noies però fa una temporada que no hi veig bé i confonc objectes i coses. Així dieu que fa estona que parlo amb una roca?-
-Si, no ho veus? Potser la Kidi i jo et podem ajudar.-
-Ah si? Com?-
Vaig buscar dins la maleta el llibre màgic i hi vaig escriure la paraula “ulleres”. En un instant, unes boniques ulleres vam aparèixer a la cara de la sirena.
-Oh que bé! Ara si que ho veig tot clar! Què m’heu fet?-
-T’hem posat ulleres per veure-hi. T’he mira’t en aquest mirall-
-Moltes gràcies noies, com us ho puc pagar? Però com? Aquesta sóc jo?- digué mirant-se al mirall.
 -Si ets molt bonica...-
-I ara, no les vull pas aquestes ulle... com es diguin que em fan tant lletja-. I d’una revolada se les va treure llençant-les tan lluny com va poder.
-Fora d’aquí, fora o us canto una cançó...- digué cridant.
Sense pensar-ho vam enlairar el nostre globus i cel amunt vam anar perdent de vista aquella sirena que no volia veure la realitat.



 LA SIRENA QUE NO QUERÍA VER LA REALIDAD
Volábamos sobre el mar azul cuando nos llamó la atención una cosa muy curiosa: una preciosa sirena mirando una roca puntiaguda que sobresalía entre las olas.
Hicimos bajar el globo y nos acercamos.
-Hola Sirena bonita, soy Kira y esta es mi amiga Kidi. -
-Hola.- Contestó sin volverse, - yo soy la sirena Estrella Dorada.-
-¿Qué Haces mirando esta roca? - Preguntó Kira.
-¿Roca? ¿Qué Roca? -
-Esta que estás mirando ...- dije.
-Yo no estoy mirando ninguna roca, estoy conversando con mi prometido ...-
-Perdona si insistimos, - dijimos- pero estás hablando con una roca.-
La sirena se quedó un momento en silencio, como si estuviera pensando y dijo.
-Eso explicaría el porqué hace rato que le hablo y no dice ni una palabra ... Pero como me puedo fiar de dos pelotas que hablan, ¿eh? -
-¿Dos pelotas dices? ¿ Pero tú nos has mirado bien? Somos dos gatos que viajamos para aprender juegos nuevos e historias para escribir un cuento.-
Estrella se volvió a quedar pensativa hasta que al cabo de un instante nos confesó qué le pasaba.
-Lo siento chicas pero hace una temporada que no veo bien y confundo objetos y cosas. ¿Así decís que hace rato que hablo con una roca? -
-Si, ¿no lo ves? Quizá Kidi y yo te podemos ayudar.-
-¿Ah sí? ¿Como? -
Busqué en la maleta el libro mágico y escribí la palabra "gafas". En un instante, unas bonitas gafas aparecieron en la cara de la sirena.
-Oh Que bien! Ahora si que lo veo todo claro! Qué me has hecho? -
-Te Puesto gafas para ver. Te he mírate en este espejo-
-Muchas Gracias chicas, como os lo puedo pagar? Pero ¿como? ¿Esta soy yo? - Dijo mirándose al espejo.
 -Si, eres muy bonita ...-
-Que va, no las quiero estas gaf ... como se diga que me hacen tan fea-. Y de golpe se las quitó tirándolas tan lejos como pudo.
-Fuera de aquí, fuera o os canto una canción ...- dijo gritando.
Sin pensarlo hicimos despegar nuestro globo y cielo arriba fuimos perdiendo de vista a esa sirena que no quería ver la realidad.


divendres, 12 de juny de 2015

Les aventures de la Kidi i la Kira/ Las aventuras de Kidi y Kira

LA BRUIXA NOVATA
Volàvem tranquil·lament, quan de sobte un objecte va passar pel nostre costat a una velocitat tant gran que va bellugar fortament la cistella.
-Què ha estat això?- digué la Kira.
-No ho sé... era una cosa negra...-
En veure que el globus no estava afectat, no li vam donar més importància i vam seguir el nostre viatge. Al cap de poca estona un cop molt fort va fer girar la cistella i tot perdent l’equilibri el globus va començar el seu descens. Per sort el vam poder dominar i vam aterrar sense patir cap mal.
Just al nostre costat va aterrar l’objecte que ens havia fet caure: no era un objecte era una bruixa amb la seva escombra i l’aterratge que va fer va ser de principiant.
-Ho sento molt!- va dir de seguida. –No us he vist i una mica més i topo amb vosaltres allà dalt.-
-Si noia tens tota la raó. Qui t’ha ensenyat a conduir l’escombra?- preguntà la Kira.
-M’examino d’aquí  a unes hores del carnet de conducció d’escombres voladores i ja ho veieu encara no ho porto gaire bé. Si no aprovo, no podré participar demà a la festa que fan totes les bruixes la Nit de Sant Joan. M’hauré de quedar a casa tota sola i hauré de repetir el curs de bruixeria l’any vinent.- explicà mig plorant.
Era una bruixeta molt jove i es veia que li feia molta il·lusió poder anar a la festa i treure’s el títol de bruixa. Però per més que volgués no veia com la podíem ajudar.
-No ploris, segur que trobem la manera que puguis aprovar, ja ho veuràs.-vam dir consolant-la.
De seguida la Kira va agafar el llibre màgic i es va posar a escriure.
-Torna-ho a provar.-
La bruixa, es va enfilar a l’escombra i es va enlairar amb gran facilitat però un cop a dalt va començar a fer esses i va caure tot fent un aterratge d’emergència un altre vegada.
-Ho veieu, no se volar i no n’aprendré mai! –
La Kira la va intentar consolar, però no entenia què havia passat. Sempre havia funcionat el llibre màgic i aquest cop, no. Potser ja no funcionava.
Ho va tornar a intentar. Però res. La pobra bruixa estava desconsolada.
-El llibre no funciona Kidi he escrit que la bruixa sabia volar i ja veus. Què podem fer?-
-Potser hauries d’escriure-ho diferent.-
-No t’entenc Kidi, què vols dir?-
-Vull dir que la bruixa no te confiança en que pugui aprendre a volar en tant poc temps . Llavors potser el que hauries d’escriure és que la bruixa tingui confiança en ella mateixa. –
-No ho crec, però ho intentaré- finalitzà la Kira. Després d’això la bruixeta va fer un altre intent i aquest cop si va anar bé.
 -No sé què heu fet però ho he aconseguit. Moltes gràcies!-
-Nosaltres no hem fet res, ho has fet tu soleta confiant en tu mateixa.-
-Moltes gràcies un altre cop. Si algun dia necessiteu ajuda d’una bruixa només heu de cridar el meu nom i apareixeré al vostre costat. Fins aviat- digué desapareixent.
- I com et dius?- cridà la Kira.
- TANIA-




LA BRUJA NOVATA

Volábamos tranquilamente, cuando de repente un objeto pasó por nuestro lado a una velocidad tan grande que movió fuertemente la cesta.
-¿Qué ha sido eso? - Dijo Kira.
-No Lo sé ... era algo negro ...-
Al ver que el globo no estaba afectado, no le dimos más importancia y seguimos nuestro viaje. Al poco rato un golpe muy fuerte hizo girar la cesta y perdiendo el equilibrio el globo comenzó su descenso. Por suerte lo pudimos dominar y aterrizamos sin sufrir ningún daño.
Justo a nuestro lado aterrizó el objeto que nos había hecho caer: no era un objeto era una bruja con su escoba y el aterrizaje que hizo fue de principiante.
-¡Lo siento mucho! - Dijo enseguida. -No os he visto y un poco más y choco con vosotros allá arriba.-
-Si chica tienes toda la razón. ¿Quién te ha enseñado a conducir la escoba? - Preguntó Kira.
-Me examino dentro de unas horas del carné de conducción de escobas voladoras y ya lo veis todavía no lo llevo muy bien. Si no apruebo, no podré participar mañana en la fiesta que hacen todas las brujas la Noche de San Juan. Tendré que quedarme en casa sola y tendré que repetir el curso de brujería el año que viene.- explicó medio llorando.
Era una brujita muy joven y se veía que le hacía mucha ilusión poder ir a la fiesta y sacarse el título de bruja. Pero por más que quisiera no veía como la podíamos ayudar.
-No llores, seguro que encontramos la manera que puedas aprobar, ya lo verás.-dijimos consolándola.
Enseguida Kira cogió el libro mágico y se puso a escribir.
-Vuelve a probar.-
La bruja, se subió a la escoba y despegó con gran facilidad pero una vez arriba comenzó a hacer eses y cayó haciendo un aterrizaje de emergencia otra vez.
-¡Lo veis, no se volar y no aprenderé nunca! -
Kira la intentó consolar, pero no entendía qué había pasado. Siempre había funcionado el libro mágico y esta vez, no. Quizás ya no funcionaba.
Lo volvió a intentar. Pero nada. La pobre bruja estaba desconsolada.
-El libro no funciona Kidi he escrito que la bruja sabía volar y ya ves. ¿Qué podemos hacer? -
-Quizá deberías escribirlo diferente.-
-No te entiendo Kidi, ¿qué quieres decir? -
-Quiero decir que la bruja no tiene confianza en que pueda aprender a volar en tan poco tiempo. Entonces tal vez lo que deberías escribir es que la bruja tenga confianza en sí misma. -
-No creo, pero lo intentaré- finalizó Kira. Después de esto la brujita hizo otro intento y esta vez sí fue bien.
 -No sé qué habéis hecho pero lo he conseguido. ¡Muchas gracias! -
-Nosotras no hemos hecho nada, lo has hecho tú solita confiando en ti misma.-
-Muchas gracias de nuevo. Si algún día necesitáis ayuda de una bruja sólo tenéis que gritar mi nombre y apareceré a vuestro lado. Hasta pronto- dijo desapareciendo.
-¿ Y cómo te llamas? - gritó Kira.
- TANIA-

dilluns, 4 de maig de 2015

La Kidi i la Kira se'n van de pícnic/ Kidi y Kira se van de picnic

UN DIA AL CAMP
Feia un dia esplèndid i teníem ganes de trepitjar els prats verds que es veien des de l’aire, així que vam fer un descens per asseure damunt la gespa i fer un pícnic.
Vaig posar les tovalles  damunt  la gespa, vaig treure el cistell i vaig començar a preparar els coberts, els gots i tot el necessari per fer un bon mos. Finalment vaig treure el menjar.
La Kira mentrestant mirava el cel estirada al terra.
-Que bé Kidi, feia temps que no gaudíem de tanta tranquil·litat i bona temperatura..., mira aquell núvol!-
-Si és curiós, sembla un gos oi?-
-Si, i aquell d’allà un conill...-
-Jo tinc gana, mengem?- vaig dir.
-Si, si..; on són les forquilles i el ganivet per tallar la truita?- preguntà la Kira.
-Els he deixat aquí sobre ara mateix. Va treu-los, on els has amagat?-
-A mi no em miris jo no he amagat res.- digué la Kira sorpresa.
Estava segura que els havia deixat allà sobre, però no hi eren i si ella no els havia agafat qui havia sigut el lladre?
Estàvem soles, no hi havia ningú pels voltants. Tot era molt estrany. Ens vam aixecar i vam començar a buscar fins que vam trobar una de les forquilles a sota d’un arbre.
-Com hi ha vingut a parar la forquilla aquí?-
-Mira Kidi, allà dalt!-
En una branca de l’arbre hi havia un niu on hi havia les forquilles i els ganivets.
-Mira-la se’ns emporta les culleretes!- digué la Kira assenyalant a una garsa lladregota.- Empaitem-la!-
No vam poder, però si vam evitar que ens prengués més objectes perquè va fugir espantada quan va veure que l’havíem descobert.
-I ara què farem Kidi?, com arribarem al niu per recuperar els coberts?-
Teníem una escala plegable a dins de la cistella del globus i vam poder recuperar els coberts per poder continuar el nostre dia al camp. Però quan vam tornar al lloc on teníem tot el pícnic preparat un munt de formigues s’emportaven la nostra truita deixant-nos amb un pam de nas.
Així que vam recollir-ho tot, ens vam pujar a dalt del globus i vam continuar el nostre viatge. Havíem passat un dia al camp una mica accidentat.



UN DÍA EN EL CAMPO
Hacía un día espléndido y teníamos ganas de pisar los prados verdes que se veían desde el aire, así que hicimos un descenso para sentarnos sobre el césped y hacer un picnic.
Puse el mantel sobre el césped, saqué el cesto y empecé a preparar los cubiertos, los vasos y todo lo necesario para hacer un buen bocado. Finalmente saqué la comida.
Mientras Kira miraba el cielo tumbada en el suelo.
-Que bien Kidi, hacía tiempo que no disfrutábamos de tanta tranquilidad y buena temperatura ...,¡Mira aquella nube! -
-Si es curiosa, parece un perro ¿no? -
-Si, y aquella de allí un conejo ...-
-Yo tengo hambre, ¿comemos? - Dije.
-Si, Si ..; ¿donde estan los tenedores y el cuchillo para cortar la tortilla? - preguntó la Kira.
-Los he dejado aquí encima ahora mismo. Venga sácalos.¿Donde los has escondido? -
-A mí no me mires yo no he escondido nada.- dijo Kira sorprendida.
“Estaba segura de que los había dejado allí encima, pero no estaban y si ella no loss había cogido ¿quien había sido el ladrón?”
Estábamos solas, no había nadie por los alrededores. Todo era muy extraño. Nos levantamos y empezamos a buscar hasta que encontramos uno de los tenedores debajo de un árbol.
-¿Como ha venido a parar el tenedor aquí? -
-¡Mira Kidi, allá arriba! -
En una rama del árbol había un nido donde estaban los tenedores y los cuchillos.
-¡Mírala se nos lleva las cucharillas! - Dijo Kira señalando a una urraca ladronzuela.- ¡Atrapémosla! -
No pudimos, pero si evitamos que nos robara más objetos porque huyó asustada cuando vio que la habíamos descubierto.
-¿Y ahora qué haremos Kidi ? ¿Como llegaremos al nido para recuperar los cubiertos? -
Teníamos una escalera plegable dentro de la cesta del globo y pudimos recuperar los cubiertos para poder continuar nuestro día en el campo. Pero cuando volvimos al lugar donde teníamos todo el picnic preparado un montón de hormigas se llevaban nuestra tortilla dejándonos con un palmo de narices.
Así que recogimos todo, nos subimos al globo y continuamos nuestro viaje. Habíamos pasado un día en el campo un poco accidentado.

divendres, 3 d’abril de 2015

La Kidi i la Kira i el misteri de les roses/ Kidi y Kira y el misterio de las rosas

EL MISTERI DE LES ROSES
Després de rebre una carta d’una vella amiga, on m’explicava que les roses del seu jardí no florien, ens vam enfilar dalt del globus per anar a veure-la.
Quan vam arribar a casa seva ens vam adonar de seguida que les úniques que no havien florit en aquell jardí tan bonic eren les roses.
-Benvingudes a casa meva! Passeu, us explicaré què ha passat:
Tot va començar quan la primera margarida va començar a florir. Em vaig posar molt contenta! Vaig pensar que totes les plantes del jardí floririen molt aviat. Però no va ser així, el roser no floria ni semblava tenir intenció de fer-ho. Tenia tanta cura de totes les flors com en tenia del roser, però res. Finalment, sabent que heu viatjat tant i sabeu tantes coses he decidit escriure’t.-
-Doncs no sé si et podrem ajudar però ho intentarem, no pateixis.- li vaig dir.
La Kira es va asseure al terra del jardí, va agafar la lupa i va començar a inspeccionar. Jo, mirava branca per branca per veure si el roser encara vivia. Semblava ben viu però, per què no floria?
-Mira Kidi! Vine, corre!- cridà la Kira.
Quan vaig mirar què m’ensenyava no m’ho podia creure. De seguida vaig anar a avisar a la meva amiga, havíem de fer alguna cosa i quan més aviat  millor.
La Kira va tenir una idea; necessitàvem un instrument musical!
A dins a casa hi vam trobar una flauta que segur que ens serviria.
La meva amiga va començar a tocar una melodia molt suau, no va fer falta tocar molta estona. Al cap d’unes hores el roser començava a florir.
-Ja veuràs com en un parell de dies el roser tindrà les roses més vermelles i vives de tot el barri.- digué la Kira.
-Moltes gràcies noies!-
Però què passava? Us preguntareu. Es veu que el despertador del follet encarregat d’ obrir les portes de l’aliment del roser , s’havia espatllat i aquest dormia sense saber que ja havia arribat la primavera i era l’hora de despertar. La flauta ens va servir per fer-li saber que la rosa no floria. En sentir la bella melodia es va posar a treballar perquè no li faltés de res al roser. I com molt bé havíem dit, en un parell de dies les roses més belles despertaven i lluïen més vives que mai.

EL MISTERIO DE LAS ROSAS
Después de recibir una carta de una vieja amiga, donde me contaba que las rosas de su jardín no florecían, nos subimos al globo para ir a verla.
Cuando llegamos a casa nos dimos cuenta enseguida de que las únicas que no habían florecido en aquel jardín tan bonito eran las rosas.
-¡Bienvenidas a mi casa! Pasad, os contaré qué ha pasado:
Todo comenzó cuando la primera margarita comenzó a florecer.¡ Me puse muy contenta! Pensé que todas las plantas del jardín florecerían muy pronto. Pero no fue así, el rosal no florecía ni parecía tener intención de hacerlo. Tenía tanto cuidado de todas las flores como lo tenía del rosal, pero nada. Finalmente, sabiendo que habéis viajado tanto y sabéis tantas cosas he decidido escribiros.-
-Pues no sé si podremos ayudarte pero lo intentaremos, no te preocupes.- le dije.
Kira se sentó en el suelo del jardín, cogió la lupa y comenzó a inspeccionar. Yo, miraba rama por rama para ver si el rosal todavía vivía. Parecía bien vivo pero,¿por qué no florecía?
-¡Mira Kidi!¡ Ven, corre! - Gritó Kira.
Cuando miré lo que me enseñaba no me lo podía creer. Enseguida fui a avisar a mi amiga, teníamos que hacer algo y lo antes posible.
Kira tuvo una idea;¡Necesitábamos un instrumento musical!
Dentro de la casa encontramos una flauta que seguro que nos serviría.
Mi amiga comenzó a tocar una melodía muy suave, no hizo falta tocar mucho rato. Al cabo de unas horas el rosal comenzaba a florecer.
-Ya Verás como en un par de días el rosal tendrá las rosas más rojas y vivas de todo el barrio.- dijo Kira.
-¡Muchas gracias chicas! -
Pero, ¿qué pasaba? Os preguntaréis.
Se ve que el despertador del duende encargado de abrir las puertas del alimento del rosal, se había estropeado y este dormía sin saber que ya había llegado la primavera y era la hora de despertar. La flauta nos sirvió para hacerle saber que la rosa no florecía. Al oír la bella melodía se puso a trabajar para que no le faltara de nada al rosal. Y como muy bien habíamos dicho, en un par de días las rosas más bellas despertaban y lucían más vivas que nunca.


divendres, 6 de març de 2015

La nova aventura de la Kidi i la Kira/La nueva aventura de Kidi y Kira

LA KIDI I LA KIRA ES COLEN EN UN CONTE
Volàvem per sobre d’uns prats verds quan vam veure molts animalons aplegats a la vora d’un camí. La Kira va voler baixar tan si com no per veure què passava.
-Bon dia a tothom jo sóc la Kira i aquesta és la meva amiga Kidi. Viatgem per tot el món per viure aventures i aprendre jocs. Què hi feu tots vosaltres aquí?-
-Estem seguint una cursa que fa molt poc que ha començat.- digué un ocellet.
-Si, finalment s’han enfrontat- va dir un esquirol.
-Qui?-vaig preguntar.
-La Llebre i la Tortuga.- contestà un ratolí.-Fa molt temps que la Llebre vol demostrar a tots que és la més ràpida del bosc i finalment la Tortuga ha acceptat a fer una cursa per veure si realment és així.-
-Tot i que li ha dit que no es confiï, és molt sabia laTortuga.-finalitzà un ànec.
La Kira va voler anar a veure de prop com anava la cursa, volia entrevistar a la Tortuga per saber com s’ho faria per guanyar a laLlebre. La va trobar molt endarrerida...
-Bon dia Tortuga, no voldria pas interrompre la cursa però si t’acompanyo, et puc anar fent unes preguntes?-
-I tant, acompanyeu-me –
-Com t’ho faràs per anar més ràpid que la Llebre? Et porta una bona distància d’avantatge.-
-Jo en cap moment no he dit que fos més ràpida que ella, només li vaig dir que no es confiés que es podria emportar una sorpresa.-
-Així doncs, no tens un pla per poder guanyar-la?-
-No-
Quina decepció es va endur la Kira. Volia saber com s’ho faria un animaló tant lent, per guanyar a una Llebre en una cursa.
-Si vols, et podem deixar un patinet.- digué.
-No hi ara, això seria fer trampes.- replicà la Tortuga.
-Doncs et puc portar una estona a collibè, segur que anirem més apressa.- insistí la Kira.
Però la Tortuga seguia el seu pas sense fer-li cas. Llavors la Kira es va avançar i va anar a veure a la Llebre. Quan la va trobar no s’ho podia creure; la molt tanoca s’havia assegut a sota d’un arbre i s’havia quedat adormida.
Corrent va anar a avisar a la Tortuga perquè s’espavilés. Si avançava a la Llebre mentre dormia potser encara tenia possibilitats de guanyar. I així va passar. Els crits d’alegria de tots els animalons van despertar a la creguda de la Llebre que va desaparèixer amb la cua entre les cames.
La Kira i jo vam regalar el patinet a la Tortuga perquè pogués anar més ràpida en properes curses i tots junts vam fer una gran festa per celebrar la victòria, on no hi van faltar la música, els jocs i el menjar. Ballant al ritme de la música, però, em va passar una cosa molt estranya: sense adonar-me vaig aparèixer a dalt del globus amb un llibre a sobre de les cames. Quan vaig mirar de quin llibre es tractava la sorpresa va ser doble; era el conte de la Llebre i la Tortuga.
Ho havia somniat tot? O, havíem entrat a dins del conte i n’havíem sortit?
No ho sé pas...




KIDI Y KIRA SE CUELAN EN UN CUENTO

Volábamos por encima de unos prados verdes cuando vimos muchos animales reunidos al borde de un camino. Kira quiso bajar para ver qué pasaba.
-Buenos días a todos, yo soy Kira y esta es mi amiga Kidi. Viajamos por todo el mundo para vivir aventuras y aprender juegos .¿Qué hacéis todos vosotros aquí? -
-Estamos siguiendo una carrera que hace muy poco que ha empezado.- dijo un pajarito.
-Si, finalmente se han enfrentado- dijo una ardilla.
-¿Quién? -pregunté.
-La Liebre y la Tortuga.- contestó un ratoncito.-Hace mucho tiempo que la  Liebre quiere demostrar a todos que es la más rápida del bosque y finalmente la Tortuga ha aceptado hacer una carrera para ver si realmente es así.-
-Aunque le ha dicho que no se confíe, es muy sabía la tortuga.-finalizó un pato.
Kira quiso ir a ver de cerca cómo iba la carrera, quería entrevistar a la Tortuga para saber cómo lo haría para ganar a laLliebre. La encontró muy atrasada ...
-Buenos días Tortuga, no querría interrumpir la carrera pero si te acompaño,¿te puedo ir haciendo unas preguntas? -
-Claro, acompáñame -
-¿Como lo vas a hacer para ir más rápido que la liebre? Te lleva una buena distancia de ventaja.-
-Yo en ningún momento he dicho que fuera más rápida que ella, sólo le dije que no se confiara que se podría llevar una sorpresa.-
-Así pues,¿no tienes un plan para poder ganarla? -
-No-
Qué decepción se llevó Kira. Quería saber cómo lo haría un animal tan lento, para ganar a una liebre en una carrera.
-Si quieres, te podemos dejar un patinete.- dijo.
-No, eso sería hacer trampas.- replicó la tortuga.
-Pues Te puedo llevar un rato a hombros, seguro que iremos más rápido.- insistió Kira.
Pero la Tortuga seguía su paso sin hacerle caso. Entonces Kira se adelantó y fue a ver a la Liebre. Cuando la encontró no se lo podía creer; la muy boba se había sentado debajo de un árbol y se había quedado dormida.
Corriendo fue a avisar a la Tortuga para que espabilara. Si avanzaba a la Liebre mientras dormía quizás aún tenía posibilidades de ganar. Y así ocurrió. Los gritos de alegría de todos los animales despertaron a la creída de la Liebre que desapareció con el rabo entre las piernas.
Kira y yo le regalamos el patinete a la Tortuga para que pudiera ir más rápida en próximas carreras y todos juntos hicimos una gran fiesta para celebrar la victoria, donde no faltaron la música, los juegos y la comida. Bailando al ritmo de la música, pero, me pasó algo muy extraño: sin darme cuenta aparecí en el globo con un libro encima de las piernas. Cuando miré de qué libro se trataba la sorpresa fue doble; era el cuento de la liebre y la tortuga.
¿Lo había soñado todo? O,¿habíamos entrado dentro del cuento y ahora habíamos salido?
No lo sé ...