dijous, 11 de desembre de 2014

El conte de la Kidi i el Nadal/ El cuento de Kidi y la Navidad

EL SAC
Era la nit de Nadal, nevava força, teníem fred i estàvem cansades. Per sort érem molt a prop d'un poble on de ben segur trobaríem algun lloc per aixoplugar-nos de la neu.
Vam caminar pocs minuts i just abans d'arribar a l'entrada de la població, vam trobar un sac de color vermell tant ple, que amb prou feines el podíem aixecar entre les dues.
- Deixa'l estar Kira! Anem a veure si trobem un lloc on poder passar aquesta nit.-
- Però Kidi, no tens curiositat per saber què hi ha a dins?-
- No, ara mateix només tinc fred i gana. Au va, anem!-
La Kira no em va fer cas, va estirar el cordill que lligava el sac i en va treure una joguina. Era un patinet de fusta.
- Ho sabia, ho sabia!- va cridar. -Sabia que era el sac del Pare Noel.-
- No pot ser. Avui és la nit de Nadal i hauria d'estar repartint les joguines a tots els nens i nenes, segur que no és seu.-
Però la Kira estava convençuda que se li havia caigut del trineu i ara l'havíem de trobar per tornar-li. Sinó els nens i nenes es llevaríen el dia de Nadal sense cap joguina.
Tot i la neu, vam començar a cridar i a buscar al Pare Noel per tot arreu, però res de res.  Els carrers estaven deserts.
Finalment el cansament i el fred van poder amb les nostres forces i vam decidir entrar a la primera casa que vam trobar.
- Bona nit, som la Kidi i la Kira. Tenim molt de fred i estem molt cansades. Que podríem passar la nit a casa seva?-
- I ara, què us heu pensat?- digué un senyor tancant-nos la porta als morros.
Ho vam provar a unes quantes cases més, sense èxit.
Finalment vam trucar a la porta d'una caseta molt petita que hi havia una mica apartada del poble. Ens va obrir la porta un homenet molt baixet.
- Bona nit tingueu- digué – passeu criatures, no us quedeu més aquí a fora amb aquest fred.-
- Moltes gràcies, senyor...-
- Em dic Nicolau. On aneu amb aquest fred i tan carregades?-
- Buscàvem un lloc per passar la nit i ens hem trobat aquest sac. Creiem que és d'el Pare Noel, l'hem buscat per tot arreu per tornar-li i no el trobem. Ja no podem més, estem molt cansades. Ens fa molta pena que el dia de Nadal els nens es quedin sense regals però hem fet el que hem pogut...-
- No patiu, cap nen es quedarà sense joguina, ja ho veureu.-
Aquell homenet no es va estranyar gens del que li explicàvem i se'l veia molt convençut del que deia. Ens va oferir un bon sopar i assegudes a la vora de la llar de foc, vençudes per el cansament, ens vam quedar adormides.
Pel matí el sac havia desaparegut. En Nicolau, ens havia preparat una xocolata calenta per esmorzar i mentre ens el preníem ens va explicar què havia passat.
- El Pare Noel s'ha emportat el sac i segur que aquesta hora ja deu haver acabat la seva feina.-
- I com ho ha sabut que el sac era aquí?-
- No ho sabia- digué,- però cada nit de Nadal abans de començar a repartir els regals, passa per casa meva a prendre una tassa de xocolata calenta. Som molt amics. S'ha alegrat molt de trobar el sac aquí, estava molt preocupat perquè no sabia on l'havia perdut. I en agraïment per haver-li tornat us ha deixat un regal-.
Eren unes bufandes i uns guants per cada una, ara ja podíem continuar el nostre viatge. Però abans ens vam quedar a gaudir del dia de Nadal en companyia d'en Nicolau.
Bones Festes!!!

EL SACO
Era la noche de Navidad, nevaba bastante, teníamos frío y estábamos cansadas. Por suerte estábamos muy cerca de un pueblo donde seguro encontraríamos algún lugar para refugiarnos de la nieve.
Caminamos unos minutos y justo antes de llegar a la entrada de la población, encontramos un saco de color rojo tan lleno, que apenas podíamos levantar entre las dos.
- ¡Déjalo Kira! Vamos a ver si encontramos un lugar donde poder pasar esta noche-
- Pero Kidi, ¿no tienes curiosidad por saber qué hay dentro? -
- No, ahora mismo sólo tengo frío y hambre. ¡Vamos, vamos! -
Kira no me hizo caso, tiró del cordel que ataba el saco y sacó un juguete. Era un patinete de madera.
- ¡Lo sabía, lo sabía! - Gritó. -¡Sabía Que era el saco de Papá Noel.-
- No puede ser. Hoy es la noche de Navidad y debería estar repartiendo los juguetes a todos los niños y niñas, seguro que no es suyo.-
Pero Kira estaba convencida de que se le había caído del trineo y ahora le teníamos que encontrar para devolvérselo. Sino los niños y niñas se levantarían el día de Navidad sin ningún juguete.
A pesar de la nieve, empezamos a gritar y a buscar a Papá Noel por todas partes, pero nada de nada. Las calles estaban desiertas.
Finalmente el cansancio y el frío pudieron con nuestras fuerzas y decidimos entrar en la primera casa que encontramos.
- Buenas noches, somos Kidi y Kira. Tenemos mucho frío y estamos muy cansadas.  ¿Podríamos pasar la noche en su casa? -
- ¿Qué os habéis pensado? - Dijo un señor cerrándonos la puerta en las narices.
Lo probamos en varias casas más, sin éxito.

Finalmente llamamos a la puerta de una casita muy pequeña que había un poco apartada del pueblo. Nos abrió la puerta un hombrecito muy bajito.
- Buenas noches tengáis- dijo - pasad criaturas, no os quedéis más aquí afuera con este frío.-
- Muchas gracias, señor ...-
- Me llamo Nicolás. ¿Donde vais con este frío y tan cargadas? -
- Buscábamos un lugar para pasar la noche y nos hemos encontrado este saco. Creemos que es de Papá Noel, lo hemos buscado por todas partes para devolvérselo y no lo encontramos. Ya no podemos más, estamos muy cansadas. Nos da mucha pena que el día de Navidad los niños se queden sin regalos pero hemos hecho lo que hemos podido...-
- No os preocupéis, ningún niño se quedará sin juguete, ya lo veréis.-
Aquel hombrecillo no se extrañó nada de lo que le explicábamos y se le veía muy convencido de lo que decía. Nos ofreció una buena cena y sentadas al lado de la chimenea, vencidas por el cansancio, nos quedamos dormidas.
Por la mañana el saco había desaparecido. Nicolás, nos había preparado un chocolate caliente para el desayuno y mientras lo tomábamos nos explicó qué había pasado.
Papá Noel se ha llevado el saco y seguro que a esta hora ya debe haber terminado su trabajo.
- ¿Y cómo lo ha sabido que el saco estaba aquí? -
- No lo sabía. - Dijo, - pero cada noche de Navidad, antes de empezar a repartir los regalos, pasa por mi casa a tomar una taza de chocolate caliente. Somos muy amigos. Se ha alegrado mucho de encontrar el saco aquí, estaba muy preocupado porque no sabía dónde lo había perdido. Y en agradecimiento por devolvérselo os ha dejado un regalo-.
Eran unas bufandas y unos guantes para cada una, ahora ya podíamos continuar nuestro viaje. Pero antes nos quedamos a disfrutar del día de Navidad en compañía de Nicolás.
Felices Fiestas !!!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada