dimecres, 4 de setembre de 2013

Les aventures de la Kidi/ Las aventuras de Kidi

EL MICO BAMBÚ
Havíem passat tot l'estiu anant d'un lloc a l'altre, vivint diferents aventures i descobrint mons nous i personatges diversos. L'últim, un mico molt savi anomenat Bambú que ens va ensenyar a aprendre. El vam trobar assegut en un roca mirant al mar amb els ulls tancats.
-Hola sóc la Kira, què fas?-
-Hola, em dic Bambú. ...Estic aprenent.-
-Aprenent? ...i què aprens amb els ull tancats?-
-Kira!- Vaig dir.- No li faci cas sempre pregunt massa-.
-No és res dolent preguntar.- Digué aquell mico misteriós. Després es va aixecar com si res i va començar a caminar, la Kira el va seguir.
-Jo ja li dic sempre a la Kidi que si no pregunta no sap si li poden ensenyar cap joc nou, però ella és molt vergonyosa i moltes vegades he de preguntar-ho jo per ella... En sap algun? I encara no m'ha contestat què ha après allà assegut amb els ulls tancats. I ara a on va?-
El mico va agafar aire i va contestar:
-No és res dolent preguntar però també estaria bé que de tant en tant escoltessis una mica més. De ben segur, que la teva amiga t'ha tret d'algun embolic més d'una vegada, m'equivoco?-
La Kira es va quedar muda de cop pensant como ho sabia aquell mico tot allò si s'acabaven de conèixer.
-Observo que estas sorpresa pel que t'acabo de dir. Mireu, us proposo un joc que sé que us agraden molt i us ajudarà a entendre el que he après en aquella roca.-
El mico va treure un mocador, li va tapar els ulls a la Kira i la va acompanyar fins a un parc.
-Molt bé Kira. Quant nens hi ha jugant al parc?-
-No ho sé, no veig res. Com vol que ho sàpiga! Quin joc més avorrit és impossible saber els nens que hi ha si no els puc veure...-
-...Molt bé. Ara tú Kidi.- Digué tapant-me els ulls a mi també.- Quant ocells creus que hi ha als arbres del parc?-
Una mica sorpresa amb la pregunta, vaig parar atenció durant uns minuts i finalment vaig respondre:
-Sis, n'hi ha sis!-
-Has encertat de ple Kidi. Felicitats!- digué el mico Bambú.
-No m'ho puc creure!- digué la Kira enfadada - Segur que has fet trampa. Segur que ja els havies contat abans que et tapés els ulls!-
-No ha pogut fer trampa perquè no sabia què li preguntaria, només ha fet el que havia de fer, escoltar. Si haguessis parat atenció podies haver escoltat els nens jugant al parc encara que no encertessis el nombre exacte. El joc només volia ensenyar-te a escoltar.-
-Ara ho entenc tot! Quan estava allà a la roca amb els ulls tancats estava aprenent a escoltar!-

-Molt bé Kira, veig que finalment has après que si escoltes el que et diuen aprendràs molt més que no pas si els interromps sempre sense deixar que s'expliquin. Bon viatge i fins una altra!- 



EL MONO BAMBÚ
Habíamos pasado todo el verano yendo de un lugar a otro, viviendo diferentes aventuras y descubriendo nuevos mundos y personajes diversos. El último, un mono muy sabio llamado Bambú que nos enseñó a aprender. Lo encontramos sentado en un roca mirando al mar con los ojos cerrados.
-Hola soy Kira, ¿qué haces? -
-Hola, mi nombre es Bambú ... Estoy aprendiendo. -
-¿Aprendiendo? ¿ ...Y qué aprendes con los ojos cerrados? -
-¡Kira! - Dije. - No le haga caso siempre pregunta demasiado-.
-No es nada malo preguntar. - Dijo aquel mono misterioso. Después se levantó como si nada y comenzó a caminar, Kira le siguió.
-Yo ya le digo siempre a Kidi que si no pregunta no sabe si le pueden enseñar ningún juego nuevo, pero ella es muy vergonzosa y muchas veces tengo que preguntar yo por ella... ¿Sabe alguno? Y todavía no me ha contestado que ha aprendido allí sentado con los ojos cerrados. ¿Y ahora a donde va? -
El mono cogió aire y contestó:
-No es nada malo preguntar pero también estaría bien que de vez en cuando escucharas algo más. Seguro que tu amiga te ha sacado de algún lío más de una vez, ¿me equivoco? -
Kira se quedó muda de golpe pensando como lo sabía aquel mono todo eso si se acababan de conocer.
-Observo que estas sorprendida por lo que te acabo de decir. Mirad, os propongo un juego que sé que os gustan mucho y os ayudará a entender lo que he aprendido en aquella roca. -
El mono sacó un pañuelo, le tapó los ojos a Kira y la acompañó hasta un parque.
-Muy bien Kira. ¿Cuánto niños hay jugando en el parque? -
-No sé, no veo nada. ¡Como quiere que lo sepa! Qué juego más aburrido es imposible saber los niños que hay si no los puedo ver... -
- ... Muy bien. Ahora tú Kidi. - Dijo tapándome los ojos a mí también. - ¿Cuántos pájaros crees que hay en los árboles del parque? -
 Un poco sorprendida con la pregunta, presté atención durante unos minutos y finalmente respondí:
-¡Seis, hay seis! -
-Has acertado de lleno Kidi. ¡Felicidades! - Dijo el mono Bambú.
-¡No me lo puedo creer! - Dijo Kira enfadada - ¡Seguro que has hecho trampa, seguro que ya los habías contado antes de que te tapara los ojos! -
-No ha podido hacer trampa porque no sabía qué le preguntaría, sólo ha hecho lo que tenía que hacer, escuchar. Si hubieras prestado atención podías haber escuchado los niños jugando en el parque aunque no acertaras el número exacto. El juego sólo quería enseñarte a escuchar. -
-¡Ahora lo entiendo todo! ¡Cuando estaba allí en la roca con los ojos cerrados estaba aprendiendo a escuchar! -
-Muy bien Kira, veo que finalmente has aprendido que si escuchas lo que te dicen aprenderás mucho más que si interrumpes siempre sin dejar que se expliquen. ¡Buen viaje y hasta otra! -



2 comentaris:

  1. Hola!

    Felicitats per la vostra web, m'agrada molt!
    Si no us importa, l'afegeixo com a link al nostre blog de micro contes http://microdibus.wordpress.com/
    Gràcies i us continuo llegint!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies Marc! Cap problema podeu afegir el link al vostre bloc.
      Salutacions
      Lourdes

      Elimina