dilluns, 8 de juliol de 2013

L'aventura d'estiu de la Kidi/ La aventura de verano de Kidi

LA CALA TORTUGA
Anàvem amb la bicicleta per un caminet prop de la costa, la calor era insuportable; així que vam decidir apropar-nos a la platja per refrescar-nos una miqueta. El sol brillava amb força i pràcticament no hi havia onades. Ens vam posar el banyador i ens vam tirar a l'aigua. La Kira va anar a nedar mar endins, però jo, una mica més poruga, em vaig quedar a la vora on no m'enfonsava. Quan va tornar, em va dir que l'havien convidat a jugar a l'altre costat d'una roca que hi havia més enllà.
-Però com vols que hi vagi jo fins allà? Qui t'ha convidat?- li vaig dir.
-Doncs nedant! Com si no? Au va, anem i ja ho veuràs!-
-Em fa por anar tant lluny. I si m'ofego?-
La Kira va sortir ràpidament de l'aigua, va agafar el llibre màgic i es va posar a escriure. Del no res va aparèixer una barqueta i un parell d'armilles salvavides.
-Som-hi!- Digué la Kira tot agafant les motxilles i pujant a l'embarcació.
Al cap de poca estona ja havíem arribat a l'altre costat i, per sorpresa meva, em vaig trobar dos parelles de tortugues jugant un partit de voleibol i un cranc que els feia d'àrbitre. Un munt de tortugues, crancs i estrelles de mar animaven un equip o un altre. Era tot un espectacle! De seguida van parar de jugar i ens van venir a rebre.
-Hola, benvingudes a la “Cala Tortuga”. Voleu jugar?-
-I tant, per això hem vingut, oi Kidi?- digué la Kira.
-Si, a mi m'agrada molt jugar però no sé si sabré, no hi he jugat mai...-
-No et preocupis, nosaltres us ensenyarem a jugar, és molt fàcil.- van dir les tortugues.
Vam estar aprenent i practicant durant una llarga estona. De tant en tant, però, ens ficàvem dins de l'aigua per remullar-nos i continuar. El públic ens animava i aplaudia.
Finalment ens vam posar a jugar un partit seriosament, la Kira i jo contra les dos tortugues. Va ser un partit molt renyit però finalment vam guanyar nosaltres, cosa que no els hi va agradar gaire, ni tampoc a l'afició. No enteníem res de res. Havien sigut elles que ens havien convidat i ens havien ensenyat. Per què no acceptaven haver perdut? Per sort, un cranc que mirava el partit ens ho va explicar amagat al darrera d'una pedra:
-Em sembla que haureu de marxar corrent d'aquí si no voleu que us tanquin i no us deixin sortir mai més. Sempre fan igual! S'avorreixen i busquen nous contrincants, sobretot que no sàpiguen jugar. Els hi ensenyen una mica el joc i juguen un partit. Si perden, cap problema, els deixen marxar, però els últims que van guanyar els van tancar dins aquella cova i no els han deixat sortir mai més... correu, correu i salveu-vos! Estan molt enfadades!-

Sense pensar-ho, ens vam enfilar com vam poder a la barca i vam fugir. Les tortugues ens seguien molt de prop i quasi ens atrapen. Per sort, portàvem el llibre on vam poder escriure que la barca duia motor i vam poder desaparèixer d'aquella cala a tota velocitat, deixant aquella aventura inquietant lluny de la nostra vista. 

CALA TORTUGA
Íbamos con la bicicleta por un camino cerca de la costa, el calor era insoportable, así que decidimos acercarnos a la playa para refrescarnos un poquito. El sol brillaba con fuerza y ​​prácticamente no había olas. Nos pusimos el bañador y nos tiramos al agua. Kira fue a nadar mar adentro, pero yo, algo más miedosa, me quedé en el borde donde no me hundía. Cuando volvió, me dijo que la habían invitado a jugar al otro lado de una roca que había más allá.
-¿Pero como quieres que vaya yo hasta allí? ¿Quien te ha invitado? - Le dije.
-¡Pues nadando! ¿Como si no? ¡Vamos, vamos y ya verás! -
-Me da miedo ir tan lejos. ¿Y si me ahogo? -
Kira salió rápidamente del agua, cogió el libro mágico y se puso a escribir. De la nada apareció una barquita y un par de chalecos salvavidas.
-¡Vamos! - Dijo Kira cogiendo las mochilas y subiendo a la embarcación.
Al cabo de poco rato ya habíamos llegado al otro lado y, para mi sorpresa, me encontré dos parejas de tortugas jugando un partido de voleibol y un cangrejo que les hacía de árbitro. Un montón de tortugas, cangrejos y estrellas de mar animaban un equipo u otro. ¡Era todo un espectáculo! Enseguida pararon de jugar y nos vinieron a recibir.
-Hola, bienvenidas a "Cala Tortuga". ¿Queréis jugar? -
-Claro, por eso hemos venido, ¿verdad Kidi? - Dijo Kira.
-Si, me gusta mucho jugar pero no sé si sabré, no he jugado nunca ... -
-No te preocupes, nosotras te enseñaremos a jugar, es muy fácil. - Dijeron las tortugas.
Estuvimos aprendiendo y practicando durante un largo rato. De vez en cuando, sin embargo, nos metíamos en el agua para remojarnos y continuar. El público nos animaba y aplaudía.
Finalmente nos pusimos a jugar un partido serio, Kira y yo contra las dos tortugas. Fue un partido muy reñido pero finalmente ganamos nosotras, cosa que no les gustó mucho, ni tampoco a la afición. No entendíamos nada de nada. Habían sido ellas que nos habían invitado y nos habían enseñado. ¿Por qué no aceptaban haber perdido? Por suerte, un cangrejo que miraba el partido nos lo explicó escondido detrás de una piedra:
-Me parece que tendréis que salir corriendo de aquí si no queréis que os encierren y no os dejen salir nunca más. ¡Siempre hacen igual! Se aburren y buscan nuevos contrincantes, sobre todo que no sepan jugar. Les enseñan un poco el juego y juegan un partido. Si pierden, no hay problema, los dejan marchar, pero los últimos que ganaron los encerraron en aquella cueva y no los han dejado salir nunca más ... ¡corred, corred y salvaros! ¡Están muy enfadadas! -
Sin pensarlo, nos subimos como pudimos a la barca y huimos. Las tortugas nos seguían muy de cerca y casi nos atrapan. Por suerte, llevábamos el libro donde pudimos escribir que la barca llevaba motor y pudimos desaparecer de aquella cala a toda velocidad, dejando aquella aventura inquietante lejos de nuestra vista.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada