divendres, 16 de setembre de 2011

LA MARIETA MATILDE / LA MARIQUITA MATILDE

LA MARIETA MATILDE
La Matilde era una marieta rica que vivia en el pis més alt d'un gran edifici situat a la gran ciutat de Minesol. La única preocupació que tenia cada dia en llevar-se, era quines sabates li feien joc amb el vestit. Tractava a tots els servents amb un gran menyspreu i sempre trobava defectes a tot i a tothom.
Un dia la gran fortuna que posseïa es va acabar i acostumada a no fer res, qualsevol feina que li oferien li semblava molt pesada. Com que no aguantava ni dos dies treballant, els diners que guanyava no li donaven per res. Mica en mica es va haver de vendre els vestits i les sabates que tenia. També tots els objectes de valor i les joies. Finalment va haver de desfer-se del seu estimat pis per anar a viure a la part més baixa i fosca de la ciutat.
Un dia es va adonar que tots el veïns que tenia es llevaven molt d'hora per anar a treballar i tornaven quan ja s'havia fet fosc, cansats, però feliços de retrobar-se amb els seus. La Matilde no entenia com podien mantenir aquell somriure dia a dia.
-No entenc la teva felicitat, si només tens dos vestits i portes sempre les mateixes sabates...- li va dir a la seva veïna.
-Sóc feliç, perquè cada dia tinc al meu costat a la gent que m'estima i un mos per portar-me a la boca, no necessito res més.- s'explicà.
Després d'aquella conversa la pobra marieta es va adonar que el motiu de la seva tristesa no era la manca de vestits i objectes de valor si no la falta d'amor.


LA MARIQUITA MATILDE.
Matilde era una mariquita rica que vivía en el piso más alto de un gran edificio situado en la gran ciudad de Minesol. La única preocupación que tenía cada día al levantarse, era qué zapatos le hacían juego con el vestido. Trataba a todos los sirvientes con un gran desprecio y siempre encontraba defectos a todo y a todos.
Un día la gran fortuna que poseía se acabó y acostumbrada a no hacer nada, cualquier trabajo que le ofrecían le parecía muy pesado. Como no aguantaba ni dos días trabajando, el dinero que ganaba no le daba para nada. Poco a poco se tuvo que vender los vestidos y los zapatos que tenía, también todos los objetos de valor y las joyas. Finalmente tuvo que deshacerse de su amado piso para ir a vivir a la parte más baja y oscura de la ciudad.
Un día se dio cuenta de que todos los vecinos que tenía se levantaban muy temprano para ir a trabajar y volvían cuando ya había oscurecido, cansados​​, pero felices de reencontrarse con los suyos. Matilde no entendía cómo podían mantener esa sonrisa día a día.
-No entiendo tu felicidad, si sólo tienes dos trajes y llevas siempre los mismos zapatos ...- le dijo a su vecina.
-Soy feliz, porque cada día tengo a mi lado a la gente que me quiere y un bocado para llevarme a la boca, no necesito nada más .- se explicó.
Después de aquella conversación la pobre mariquita se dio cuenta de que el motivo de su tristeza no era la falta de vestidos y objetos de valor si no la falta de amor.

5 comentaris:

  1. No té res a fer el material que es compra amb diners, al costat d'allò que no es pot pagar amb diners i t'ho regalen.
    Un bon conte, Lourdes!

    ResponElimina
  2. Moltes gràcies Pilar!
    Una abraçada!

    ResponElimina
  3. Una lección en contra de la vanidad y la superficialidad. Me ha gustado!

    Un abrazo.

    ResponElimina
  4. Hola Lurd, gran lección la de este cuento, ya que por mucho que tengas si no tienes quien te quiera y demuestre cariño, es cuando de verdad se puede decir que eres pobre, en cambio los que si lo tienen se puede decir que tienen una gran riqueza.

    Besos!!

    ResponElimina
  5. Gracias Garcibañez y Piruja, me gusta que los cuentos tengan moraleja o enseñen a la vez que entretengan, creo que en el fondo estan para eso.
    Besos!!:)

    ResponElimina